¿Cuál es el formato de audio de mejor calidad?

Flac vs wav

Aunque seas una persona con conocimientos básicos de los formatos de audio, es útil conocer la diferencia exacta entre ellos para sacar el máximo partido a tu audio. En el caso de FLAC y WAV, ambos formatos afectan a la experiencia de escucha. Pero, ¿cómo saber cuál es mejor?

No hay ninguna diferencia entre FLAC y WAV en términos de calidad de audio, ya que ambos son formatos de audio sin pérdidas. Como los archivos FLAC están comprimidos en contraposición a los archivos WAV sin comprimir, son una mejor opción para almacenar música. Los archivos WAV, en cambio, suelen ser mejores para editar audio.

Como profano en la materia, es probable que el hecho de utilizar FLAC o WAV no te afecte en absoluto. La verdad es que probablemente no encontrarás ninguna diferencia de calidad entre estos dos formatos de audio. Sin embargo, si te aventuras en el mundo de la música digital, experimentarás las pequeñas diferencias, aunque sean sutiles, de un formato sobre otro.

El formato WAV son las siglas de Waveform Audio File Format. El formato WAV es un formato de audio estándar y fue desarrollado por IBM y Microsoft. Al principio, este formato se utilizaba para almacenar flujos de audio en un PC, tras lo cual pasó a ser un formato de audio básico para la música. Los archivos suelen estar sin comprimir.

El mejor formato de audio con pérdidas

El audio de alta resolución (audio de alta definición o audio HD) es un término que designa los archivos de audio con una frecuencia de muestreo superior a 44,1 kHz o una profundidad de bits de audio superior a 16 bits. Normalmente se refiere a frecuencias de muestreo de 96 o 192 kHz. Sin embargo, también existen grabaciones de 44,1 kHz/24 bits, 48 kHz/24 bits y 88,2 kHz/24 bits que llevan la etiqueta de audio HD.

  ¿Quiénes son los mejores prospectos para el draft de la MLB de 2021?

El audio de alta resolución se utiliza generalmente para referirse a los archivos de música que tienen una frecuencia de muestreo y/o una profundidad de bits superior a la del audio digital de los discos compactos (CD-DA), que funciona a 44,1 kHz/16 bits[2].

La Recording Industry Association of America (RIAA), en colaboración con la Consumer Electronics Association, DEG: The Digital Entertainment Group, y The Recording Academy Producers & Engineers Wing, formuló en 2014 la siguiente definición de audio de alta resolución «audio sin pérdidas capaz de reproducir todo el espectro de sonido de grabaciones que han sido masterizadas a partir de fuentes musicales de calidad superior a la de un CD (48 kHz/20 bits o más) que representan lo que los artistas, productores e ingenieros pretendían originalmente.»[3]

Calidad Flac

Si lo que quieres es un dispositivo portátil, los smartphones son cada vez más compatibles con la reproducción en alta resolución. Sin embargo, esto se limita a los modelos de gama alta de Android, ya que los iPhone de Apple no son compatibles con el audio de alta resolución desde el principio (aunque hay formas de reproducir música de alta resolución y audio sin pérdidas en el iPhone utilizando la aplicación adecuada y, a continuación, conectando un DAC o utilizando auriculares Lightning con el conector Lightning del iPhone). Los teléfonos que tienen tomas de auriculares de 5 mm para la reproducción de música -como se está convirtiendo en la norma- pueden potenciar su salida USB-C con discretos adaptadores DAC como el Zorloo Ztella USB-C DAC y el Astell & Kern AK USB-C Dual DAC Cable.El audio de alta resolución puede transmitirse de forma inalámbrica entre teléfonos y auriculares/altavoces que admiten los últimos códecs Bluetooth (como aptX HD Bluetooth), pero no de forma verdaderamente sin pérdidas (es decir, sin compresión). Qualcomm dice haber encontrado una forma de transmitir música con calidad de CD sin pérdidas con su próxima solución Snapdragon Sound, pero podría pasar algún tiempo antes de que esto sea posible con los reproductores de música de alta resolución.

  ¿Debería sacar a mi hámster de su jaula?

Música de alta calidad

Los códecs de audio son programas que comprimen los datos para su transmisión y los descomprimen en el extremo receptor. Su velocidad se mide en miles de bits procesados por segundo, lo que se conoce como «bitrate» o «kbps», y este número varía incluso dentro de un mismo formato. Por lo general, una tasa de bits más baja significa un archivo más pequeño, pero eso también significa que se pierden más datos (sonido) en la compresión.

Otros factores importantes son la frecuencia de muestreo y la profundidad de bits. La frecuencia de muestreo es el número de muestras (de amplitud de señal o «sonido») por segundo. La profundidad de bits se refiere al número de bits por muestra: cuanto mayor sea este número, más completo (y potencialmente más fuerte) será el sonido.

Los formatos de audio con pérdida pierden datos en la transmisión. No se descomprimen hasta alcanzar el tamaño original del archivo, por lo que acaban siendo más pequeños y se pierden algunas ondas sonoras. Los artistas e ingenieros que envían archivos de audio de un lado a otro prefieren no utilizar formatos con pérdidas, porque los archivos se degradan cada vez que se exportan.

El MP3 (MPEG-1 Audio Layer III) es el más popular de los formatos con pérdidas. Los archivos MP3 funcionan en la mayoría de los dispositivos y pueden ser tan pequeños como una décima parte del tamaño de los archivos sin pérdidas. El MP3 está bien para el consumidor, ya que la mayor parte del sonido que pierde es inaudible, pero no es así cuando se trata de la profundidad de bits. «Los archivos MP3 sólo pueden tener una profundidad de 16 bits, que no es lo que se desea», dice el productor, mezclador e ingeniero Gus Berry. «Para grabar y mezclar, hay que trabajar como mínimo a 24 bits o más».

  ¿Se puede sustituir la harina integral por harina con levadura?